Mediandum formacion gestion conflictos Barcelona

 

Los conflictos son inherentes a las relaciones humanas. Es normal que surjan conflictos entre las personas, pues no siempre se puede estar de acuerdo en todo, ni todos pensamos de la misma manera. Cada cual tiene su propia perspectiva de las cosas y en base a ella actúa. En muchas ocasiones las perspectivas individuales no coinciden, dando lugar a tensiones que si no se gestionan adecuadamente pueden desembocar en disputas que ponen en peligro las relaciones.

 

En nuestra cultura está todavía muy arraigada la noción negativa del conflicto, entendiéndose la misma como una situación entre individuos vinculada a la violencia. Sin embargo, el conflicto en sí no tiene por qué ser violento, ni considerarse de forma negativa, todo depende de la gestión que se hace del mismo.

 

No todos los conflictos tienen la misma intensidad, ni nos los encontramos en la misma fase de desarrollo, por lo tanto, no todos los conflictos pueden gestionarse de la misma manera. La fase en que se encuentre dicho conflicto determinará el modo de abordarlo, bien desde la formación, bien desde la mediación o bien desde la contención.

 

En los conflictos manifiestos, es decir, aquellos en los que las partes ya lo han sacado a la luz y lo expresan de forma abierta, una gestión positiva de los conflictos desde el diálogo y el respeto mutuo con la ayuda de una tercera persona imparcial se convierte en una fuente de oportunidades. Las personas pierden el miedo al conflicto y a la otra parte, y se genera un espacio óptimo de intercambio de pensamientos, ideas, sentimientos y preocupaciones, todos ellos imprescindibles para la evolución de cada persona, tanto de forma individual como grupal.

 

Mi propósito es promover y formar a las personas en gestión de conflictos, para lo cual diseño e imparto cursos a la medida de todas aquellas personas que quieren formarse en esta materia como tercero imparcial capaz de saber gestionar conflictos de su entorno personal, así como para instituciones que quieran dotarse de personal interno cualificado capaz de gestionar disputas (empresas, centros educativos, asociaciones, clubs…)

 

Formar a personas en gestión de conflictos permite dotar a la sociedad y a las instituciones de personas con una nueva visión de los conflictos capaces de canalizar las divergencias que surgen en el seno de las relaciones, aprovechando dichas divergencias para crear nuevas situaciones que propicien una mayor productividad, colaboración y vínculo.