¡Abre los Ojos… a la Mediación!

Los seres humanos somos animales de costumbres. Según sea la cultura en la que hemos nacido y las creencias que nos han inculcado, así actuamos. Ya sea por comodidad o por desconocimiento, difícilmente rompemos con esas creencias y costumbres preestablecidas. Vivimos con los ojos cerrados a otras posibilidades que nos permiten ser libres y dueños de nuestros actos. Y, ¡ya es hora de abrir los ojos a otras costumbres, a otras oportunidades, a otros métodos de resolución de conflictos!…
¡Ya es hora de abrir los ojos… a la Mediación!

Si me Quieres: ¡Escúchame!

Saber escuchar a los demás es una de las habilidades comunicativas más apreciada y demandada en estos tiempos. La información viaja por un sinfín de medios de comunicación, todo es rápido y efímero. Todos queremos transmitir y comunicar, y, a su vez, sentirnos queridos y escuchados. La cuestión es que primero hay que sentirse escuchado para luego poder sentirse querido.

Dime Cómo Negocias y Te Diré Quién Eres

Hay una serie de factores que en su conjunto nos definen como personas: nuestro peinado, nuestra forma de vestir, los lugares que frecuentamos, las personas con las que nos relacionamos, el tipo de comida que nos gusta, nuestras aficiones, nuestros estudios, nuestra profesión… También nuestra forma de negociar nos define como personas, influyendo ésta de manera directa en nuestra reputación y en la percepción que los demás tienen de nosotros.

La Mediación: Método y Proceso

La Mediación se considera un método de resolución de conflictos pacífico y dialogado que permite crear, a partir de un proceso y de unas técnicas que aplica un tercero imparcial sin poder de decisión (el mediador), un espacio óptimo de comunicación en el que las personas en conflicto (las partes) gestionan de forma adecuada sus diferencias, llegando por ellas mismas con la ayuda del mediador a los acuerdos que estiman oportunos.

Las Claves de la Comunicación Efectiva

En ocasiones, cuando queremos comunicarnos con los demás, es tan grande nuestra urgencia y necesidad de expresar aquello que pensamos y sentimos, que no deparamos en la importancia que tiene transmitir un mensaje claro e inteligible, ni en captar la atención suficiente de nuestros interlocutores para que nuestro mensaje produzca el efecto deseado.

El Arte de Negociar… con Éxito

Seamos conscientes o no, negociamos constantemente todos los días con las personas con las que nos relacionamos. Negociamos en casa, en el trabajo, con los amigos, con los hijos, con los vecinos, pero… ¿cómo negociamos? ¿sabemos negociar?